A primeras la respuesta es muy sencilla: todo transportista que no quiera asumir el riesgo de la indemnizar al propietario de la mercancía en los términos que indica la actual normativa del transporte. Este sería el titular; pero vamos a descifrar esta información con el fin de ofrecer luz sobre este concepto.

El seguro de transporte de mercancías suele crear confusiones a los transportistas pequeños, debido a los tecnicismos del contrato y a las falsas creencias del sector y, por otra parte, es una importante herramienta comercial para las grandes empresas de transporte, puesto que cada vez es más frecuente que los clientes sean exigentes con la inclusión de mercancías cuyas coberturas resultan complicadas, sobre todo para los transportistas pequeños o para los mediadores no especialistas.

 

Con todo, ¿Quién debe contratar un seguro de transporte de mercancías?

Debemos partir de la base que el responsable de la indemnización es el porteador final, por lo que es aconsejable que todo transportista cuente con un seguro de transporte. Además, en el caso de agencias y operadores logísticos, es interesante que la póliza sea flotante según facturación y que contemple la especial casuística del asegurado; entre otros factores, quién carga y descarga la mercancía, valores máximos, capitales a primer riesgo, emplazamientos dónde se deposita la mercancía, pólizas abiertas por aviso o cerradas, etc.

 

¿Es obligatorio el seguro de transporte?

La respuesta es no, no es obligatorio, pero si que es muy recomendable que todo transportista contrate un seguro de transporte de mercancías. El motivo es que la normativa competente, la Ley 15/2009 del Contrato de Transporte Terrestre de Mercancías (LCTTM) y el Convenio relativo al Contrato de Transporte Internacional de Mercancías (CMR) delimitan las responsabilidades de las partes integrantes de la cadena del transporte, así como las correspondientes indemnizaciones por los daños a las mercancías durante su transporte, desde el momento en el que éstas son cargadas en el medio de transporte correspondiente, hasta su recepción en destino.

Según las guías jurídicas Wolters Kluwer, el seguro de transporte es un «contrato de transporte por el cual una persona, llamada porteador, se obliga a trasladar personas o cosas de un lugar a otro, mediante precio; mientras que el contrato de seguro de transporte es aquel por el cual el asegurador se obliga, a cambio del cobro de una prima, a indemnizar al asegurado los daños sufridos por consecuencia del transporte, en las mercancías, las personas o el medio utilizado para el transporte».

 

En caso de subcontratación, ¿Quién debe pagar la mercancía dañada?

Respuesta rápida: el último transportista o porteador efectivo. Vamos a desarrollar un poco el concepto; según la normativa, el responsable de la mercancía es el porteador efectivo, es decir, el último eslabón de la cadena de transporte, si bien cada contrata deberá reclamarlo a su subcontrata. A efectos prácticos, si un operador logístico subcontrata un servicio a una agencia de transporte, y esta, a su vez, subcontrata el servicio a un autónomo, en caso de siniestro la agencia le va a reclamar el importe de los daños al autónomo, y el operador a la agencia, y a su vez el propietario al operador logístico. Asimismo, si todas las partes tienen un seguro de transporte de mercancías que cubra el siniestro, quién lo reclamará ya no será la contrata a la subcontrata, sino su seguro; es decir, el autónomo recibiría una reclamación del seguro de mercancías de la agencia, y no de la propia agencia. Así pues, más vale que todo el mundo tenga su seguro.

De todos modos, ¿hay alguna fórmula que permita ahorrar la contratación del seguro al porteador final, evitando la doble contratación? La respuesta es sí, aunque poco frecuente. La solución implica que el contratista, siguiendo el anterior ejemplo, la agencia de transporte, grabe una cláusula especial dentro de su póliza de transporte que identifique nominativamente -por la matrícula y nombre del autónomo o empresa- al porteador final como asegurado; de esta forma, siendo asegurado, en caso de siniestro estaría cubierto. Este tipo de seguros son trajes a medida que solo los corredores especialistas conocen. Si necesita alguna solución específica, puede contactar con un asesor de Camionprotect.

¿Qué importes debe cubrir el Seguro de transporte de mercancías?

Precisamente es la normativa LCTTM y CMR la que determina las indemnizaciones que el transportista está obligado a pagar por la mercancía transportada, entendiéndose estos como importes máximos legalmente reclamables por parte del propietario de la mercancía al transportista. Así, por daños en las mercancías durante el transporte de ámbito nacional este tope se establece en 6,28 €/kg y en el caso de transporte de ámbito internacional, en 10,16 €/kg, actualizándose estos importes a tenor de los índices de mediación.

 

¿Cuáles son los seguros más aconsejables?

Existe variedad de coberturas en función del tipo de mercancías y sobre todo, del grado de cobertura que se quiera contratar; actualmente los seguros más extendidos en el sector son los ICC «Institute Cargo Clauses», también conocidos como cláusulas inglesas, atendiendo a que sus coberturas son a todo riesgo. Los contratos de seguro con cláusulas básicas o generales cubren determinados supuestos, pero muchos otros quedan excluidos. Es importante que las cláusulas del seguro se adapten a las necesidades reales del transportista. En nuestra entrada apartado de seguros de transporte de mercancías de la web puede conocer más detalles acerca de este tipo de coberturas.

Abrir chat
Habla con un agente